Ponte ya en marcha con la fórmula START

Si eres una organización que necesita desarrollar sus propias aplicaciones, estás ante un gran reto, tanto si decides hacerlo de forma interna como a través de una empresa especializada: saber definir correctamente tus necesidades u oportunidades, contratar y formar a los profesionales que llevarán a cabo el trabajo o elegir las tecnologías más adecuadas, son solo algunos de los aspectos a tener en cuenta. Nosotros, como empresa dedicada principalmente al desarrollo de software, hemos identificado ciertas claves que nos han ayudado a ser cada vez más eficientes en esta tarea a lo largo de los años. Las hemos agrupado en una fórmula llamada START, cuyas siglas significan: Standard, Team, Agile, Rapid y Transparent.


Standard

A la hora de desarrollar software hay que apostar por tecnologías estándar, sólidas, bien documentadas y que faciliten la vida de los programadores. Ellos las conocen, saben cómo usarlas y les resulta muy útil formarse en ellas, ya que les permite crecer y mantenerse al día como profesionales. Pero no es suficiente con que sean tecnologías populares o que estén de moda en ese momento, sino que es necesario seleccionar solo aquellas que estén aquí para quedarse y que realmente nos ofrezcan continuidad a largo plazo. Tus aplicaciones deben durar muchos años y para ello tienen que estar basadas en tecnologías que se mantengan en el tiempo y evolucionen, además de ser opensource, para evitar quedar atrapado con sistemas propietarios.


trained team

Team

Arrancar un proyecto cuesta mucho esfuerzo y para hacerlo en condiciones necesitas gente cualificada e involucrada al 100%. Esto es un verdadero problema cuando el software no es tu principal actividad, y aún cuando lo es, puede ser muy difícil asumir proyectos que impliquen un aumento de tu plantilla. ¿Cuánta gente necesito contratar?, ¿serán suficientemente buenos?, ¿se integrarán bien en mis equipos de trabajo?, ¿cuánto tiempo invertiré formándolos?, ¿voy a tener trabajo suficiente como para mantenerlos en plantilla? Son solo algunas de las preguntas que pueden surgir ante esta situación complicada.

Lo ideal sería poder contar desde el inicio de tu proyecto con un equipo formado en las tecnologías que se van a usar y listo para empezar a trabajar, bajo tu liderazgo o con su propio director de proyecto. Un equipo unido, con baja rotación de personal y que ya tenga sintonía entre sus miembros, con unos objetivos comunes y totalmente implicados en el trabajo. Además, si el equipo externo, podrás contar con la gente necesaria en el momento necesario, ahorrándote despedidos o tener en plantilla más programadores de los que realmente requiere tu actividad actual.


Agile

Seguro que antes de empezar a desarrollar tus aplicaciones ya tienes una previsión sobre qué deberían solucionar y cuánto estás dispuesto a invertir en ellas. Otra cosa bien distinta es saber exactamente qué requisitos deberían cumplir a nivel funcional y técnico. Las metodologías ágiles se encargan precisamente de abordar este problema dándole un enfoque diferente, en el que empresa y programadores formáis un solo equipo. Tú defines cuáles son los requisitos más importantes a desarrollar en cada etapa o sprint, y a partir de ahí comienza un proceso iterativo, en el que el resultado final se va enriqueciendo con tu feedback. Se trata de avanzar con paso firme y de manera progresiva, formando parte de un equipo certificado en prácticas de reconocido prestigio, como SCRUM y DevOps.


Rapid

Aunque uses tecnologías estándar para desarrollar tus aplicaciones, no tiene sentido partir de cero en cada proyecto. Es mucho más efectivo reaprovechar activos y arquitecturas opensource ya existentes, que puedan ser incorporadas a tu proyecto sin coste adicional para cubrir la parte que es común a cualquier aplicación de uso habitual. Esto te permite ahorrar tiempo y esfuerzos en la parte del desarrollo que es más rutinaria y que no aporta valor diferencial a tus aplicaciones, pudiendo centrarte en innovar funcionalmente.

¿Y cuáles son las ventajas de desarrollar más rápido? Sin duda, la más evidente es el aumento de la competitividad, ya que se reduce el tiempo y los recursos invertidos en la creación de dichas aplicaciones; pero es que además, el tiempo ahorrado por cada programador puede ser aprovechado para seguir desarrollando otras aplicaciones, es decir, que puedes producir más sin tener que aumentar tu equipo.


Transparent

En el mundo del software es importante saber quién trabaja para ti, forme parte de tu plantilla o no. Debes conocer a las personas implicadas en tus proyectos, saber qué hacen en todo momento y verificar que están cumpliendo su trabajo.

Para ello debes contar con un equipo que esté siempre accesible, incluso si no trabaja en tus instalaciones, teniendo la posibilidad de contactar con ellos en todo momento mediante videoconferencia. Además, es imprescindible que tu equipo de trabajo aplique integración continua, lo cual te permitirá comprobar cada día el estado actual de desarrollo de tus proyectos, evaluar las últimas versiones de los productos, saber cómo se están construyendo, todos los requisitos, etc.


Empieza ya a crear software que cambiará tu negocio

En Imatia contamos con las personas, la experiencia, las tecnologías y las metodologías de trabajo necesarias para cubrir estas cinco claves. Te ofrecemos toda una serie de servicios que se adaptan a las características de tu organización, tanto si quieres delegar en nosotros tus proyectos de desarrollo de software, como si buscas una colaboración temporal. Descúbrelos ahora mismo y ponte en contacto con nuestros técnicos para solucionar cualquier tipo de duda, sin compromiso. ¿Comenzamos?

 

servicios de desarrollo de software

 

START: Standard, Team, Agile, Rapid, Transparent.

Menu & News